Por Lic. Mónica Becerra Mendoza

 

Una gama de color es una manera de describir el rango de colores que pueden ser reproducidos por un medio específico. También podríamos describirla como la cantidad de matices distintos de color que pueden reproducirse mediante un determinado proceso o dispositivo, por ejemplo, la gama de colores RGB (por sus siglas en inglés Red Green Blue) del monitor de una computadora es mucho más amplia que la gama de color del modelo CMYK (Cyan Magenta Yellow Black) que usan las impresoras.

Cuando ciertos colores no se pueden mostrar dentro de un modelo de color particular, se dice que están fuera de gama. Por ejemplo, el rojo puro que pertenece al modelo de color RGB (visible en una pantalla) está fuera de gama en el modelo CMYK (impresora), dado que este modelo cuenta con una gama de colores más reducida.

 

La mayoría de las copiadoras multifuncionales o impresoras laser utilizan el modelo CMYK. Estos 4 colores han sido durante largo tiempo el espacio colorimétrico primario (los colores esenciales de donde parten el resto de las tonalidades) utilizado en el mundo de la impresión y es indispensable saber que CMYK (colores pigmento) y RGB (colores luz) representan 2 espacios colorimétricos diferentes y esta es la razón por la que en el modelo CMYK no es posible replicar un color tan puro de la gama de RGB. En otras palabras, es por ello que muchas veces los colores impresos son diferentes a los que vemos en una pantalla.

 

Mientras que los tóners están especialmente mezclados para conseguir una coincidencia muy parecida con un color determinado, existe otra gama mayor de colores especiales llamados Pantone o colores directos. Este sistema te permite identificar el color por medio de un código numérico determinado.

 

Un color directo (Pantone), para ser impreso, necesita la creación de una plancha aparte destinada para una tinta especial, por lo que para imprimir tintas o colores directos tiene que ser en equipos en donde los colores puedan variarse, como por ejemplo en offset. En una impresora laser, esto no es posible y por ello el offset puede imprimir una gama de colores mayor.

 

Existen diferentes dispositivos que se utilizan para medir las características del color, como por ejemplo; el espectrofotómetro. Se considera que estas herramientas son la tecnología más exacta disponible para la medición del color. Por ejemplo, en el área de impresión, donde se necesita llegar a colores precisos y exactos, se escanea una muestra física del color al que se quiere llegar (en caso de tener dificultad para reproducirlo), y tendremos el resultado en un par de segundos en la computadora. Esto nos evitará, entre otras cosas, desperdiciar papel a la hora de realizar una prueba tras otra pues es posible que podamos utilizar más de 30 ó 50 hojas para poder alcanzar algún tono si es que no contamos con esta herramienta.

 

Al comprender el modo en el que todos los elementos de la cadena de suministros de color trabajan conjuntamente para generar un color exacto y uniforme, se pueden evitar muchas dificultades asociadas con el color y su resultado final.